postheadericon Plan de micro-mercadotecnia

Plan de micro-mercadotecnia: Explicación breve sobre apartados.

Servicios básicos: nos referimos a aquellos que están dirigidos a satisfacer las necesidades primarias (fisiológicas y de seguridad) de los turistas en el destino, es decir aquellos que cubren la pirámide siguiente hasta el nivel de seguridad.

Servicios complementarios: son aquellos referidos a las fases de identificación y de autorrealización expuestas en la pirámide final (fuente de elaboración propia, basada en la pirámide de Maslow).

La pirámide muestra los distintos estados anímicos por las que transita el turista, en función del grado de satisfacción del viaje. Cualquier escollo o ruptura que se produzca antes de llegar al nivel de autorrealización, y que no se superado, supondrá una importante pérdida de eficacia, de calidad, del destino. Repercutiendo directamente en los agentes locales, proveedores de productos o servicios de: turismo, ocio y tiempo libre.

 

El Plan de micro-mercadotecnia permitiría solventar problemas que puedan surgir en el transcurso del conglomerado emocional del turista. Flexibilizando, así, la organización del destino, de tal forma que todos aquellos factores que puedan incidir en el mercado turístico vean minimizada su influencia sobre la cuenta de resultados. La elaboración de un plan de desarrollo en función de los parámetros anímicos del turista, por una parte, facilitaría enormemente la previsión de las tendencias del mercado. Y por otra parte, mejoraría las bases del destino para fortalecer su posicionamiento dentro del mercado. Limitando la dependencia actual de las campañas promocionales, llevadas a cabo anualmente por parte de entidades públicas. Si bien estas no deben eliminarse si deben ser tomadas como herramientas de apoyo al mencionado posicionamiento.

 

El destino turístico “Rías Baixas” si persigue obtener una ventaja competitiva lo suficientemente estable, debe trabajar y esforzarse para que su marca se identifique estrechamente con un “modus operandis” o con un “status social”; y ello solamente podrá ser mediante la culminación de la pirámide anteriormente expuesta.

Por lo tanto, atendiendo a lo expuesto hasta ahora, la política promocional llevada a cabo actualmente, debe ser reconsiderada o reconducida con la mayor brevedad de tiempo posible.

Viales de comunicación: nos referimos así, a los conductos que permiten a los turistas acceder a los diferentes recursos existentes en el destino.

(a) Tangibles: se dividen en dos campos. En el primer campo, se engloba todo aquel material didáctico o informativo puesto a disposición del usuario bien mediante cualquier variante de papel impreso, bien mediante el soporte de las nuevas tecnologías. En el segundo campo, se encuadran los conductos referidos a las infraestructuras viales, entiéndase por ello: tierra, mar y aire. Y desplazamientos a pie o mediante la utilización de vehículos.

(b) Intangibles: son los conductos creados por los agentes responsables de la dinamización del destino. Guiando al turista de tal forma que se conjuguen los factores de seguridad e independencia como eje de una serie de estados anímicos que desembocan en la autorrealización. Para ello se han de utilizar una serie de herramientas que ayudarían a regular los flujos turísticos sin que el usuario llegue a percibirlo.

Deja un comentario

Protected by WP Anti Spam