postheadericon Espacios convergentes para el Turismo y la Accesibilidad

Para proceder al establecimiento de espacios convergentes hay que tener en cuenta la escasa vinculación existente entre el sector de personas con discapacidad y el sector turístico. Cuyo problema básico radica en el desconocimiento por parte de los agentes turísticos, del destino,  de los diferentes grados de discapacidad y del porcentaje de turistas considerados como tales.

Esta situación se ve claramente reflejada en los siguientes puntos:

  • Escasez de documentos informativos sobre barreras físicas y recursos turísticos. Escasa profundidad en la recogida de muestreos estadísticos sobre el perfil del turista, obviando características fisico-sociales y nivel de integración, en el destino,  o comprensión de los recursos. Por lo que es necesario diseñar una herramienta vinculante que permita evaluar y regular el uso de espacios y recursos susceptibles de ser visitados.
  • Las oficinas de turismo debido a su grado de accesibilidad e información no suponen el elemento más adecuado para la presentación y bienvenida del destino para Todo tipo de Público.
  • Ausencia de planificación para la comercialización de los recursos turísticos en término de Turismo Accesible.

Atendiendo a la exposición anterior en cuanto a la situación del Turismo Accesible, se pueden establecer 3 espacios de convergencia para llevar a cabo un plan de acción orientado a mejorar la accesibilidad.

postheadericon De las tareas para el desarrollo y mantenimiento del sector turístico en Galicia.

El sector turístico de Galicia afronta dos tareas cruciales para su desarrollo y para la mejora y conservación de sus recursos.

La primera tarea es de carácter económico: hoy día no se entiende el avance de un sector económico sin una fuente de ingresos estable y permanente. Por eso la cuestión que les presenta a los agentes turísticos, tanto públicos como privados, es si quieren ser seguir siendo parte inocua de los de los planteamientos estratégicos del mercado global, o si quieren participar de los canales de investigación e interpretación de los fenómenos sociológicos y económicos actuales. La participación en los mencionados canales posibilita la impregnación de un carácter innovador generador, por una parte de ventajas competitivas; y por otra parte buscador de nuevos nichos de mercado. Estamos hablando de un Turismo Social (post crisis 2008). Lo que quiere decir: el cliente como centro neurálgico del producto / servicio y del destino. El Turismo Social (p.c.08) tiene dos funciones, una la diversificación de la oferta, y otra la rehabilitación de las áreas o recursos deprimidos económicamente. Hay que resaltar, sin embargo, que la correcta interpretación del mencionado turismo no debe ser tomado como la panacea de las soluciones ni para la conservación de los recursos ni para su desarrollo. Pero, sí que puede como mínimo generar la oportunidad de conseguir una fuente de ingresos diversificada y estable.
La segunda tarea es de carácter estratégico: ¿dónde está la zona turística? ¿qué es la zona turística? Aquellos que ya la han visitado no tendrán problemas para identificarla y reconocerla (ya que el índice de turistas que repiten su estancia en el destino tratado es muy elevado), pero ¿qué hay de los no iniciados? Existe una marca bien elaborada para transmitir la imagen de Galicia. Pero ¿es una imagen que abarca todas las áreas del destino? La respuesta es no. La imagen que hay de nuestro destino en el exterior no se corresponde, totalmente, con los recursos humanos y naturales de los que disponemos. Como consecuencia existe una imagen estereotipada de muy difícil rebajamiento por lo que las actuaciones a llevar a cabo deberán tener esto en cuenta. Y en vez de tratar de suprimirlo habrá que buscar su aprovechamiento.

postheadericon De las pautas de implantación de puntos de información turística.

Los puntos de información turística deben responder a las necesidades del perfil turístico que recibe el área de destino. Esta debería ser la premisa básica para establecer tanto la ubicación como el continente y el contenido de un punto de información. En cuanto a la ubicación el acierto es bastante elevado pero sin llegar a los límites de exigencia deseados. En cuanto al continente y al contenido el acierto es lo suficientemente bajo como para realizar un análisis detenido. Si entendemos que el porcentaje más elevado de turistas que acuden al destino aquí tratado es el familiar podemos ver que las oficinas de información son poco atractivas. Dichos puntos deberían ser muestra de accesibilidad y lo suficientemente llamativos como para crear el deseo de ser parte activa de la vida en el destino. Sin embargo, nuestro destino parece carecer del mencionado criterio a la hora de establecer los puntos de información, si bien se han mejorado los criterios de ubicación estratégica en cuanto a los turistas que llegan por diferentes medios de transporte, se han dejado atrás a los excursionistas puesto que no se han establecido centros de bienvenida en espacios habilitados para aparcamiento de autobuses ni se ha tenido en cuenta la habilitación de un servicio de información para los guías acompañantes. Además el contenido de la distribución interna de las oficinas discrimina a determinado tipo de clientes. Haciendo un simple trabajo de benchmarking mix podríamos tomar como ejemplo a otras grandes empresas dedicadas al sector servicios, tal como: McDonalds ¿se imaginan el McDonalds sin su Happy Meal? ¿O sin los juguetes y el área de recreo para los niños? ¿Y una publicidad de un monovolumen sin resaltar las prestaciones para el transporte de niños?

Como podemos observar las empresas conscientes del producto que ofertan así lo hacen llegar y participar al consumidor. Es decir, en la cadena de transformación y creación del mismo, se tiene muy presente a qué tipo de cliente potencial va destinado.

postheadericon De la puesta en marcha de planes estratégicos y los discursos políticos.

Si tomásemos un discurso sobre una presentación de un plan estratégico turístico con una antigüedad de 10 años, sería el mismo que un discurso pronunciado a día de hoy. Es decir, que la evolución de las políticas estratégicos va a un ritmo mucho más lento que la evolución del turista. Sin que ello quiera decir que no se introducen algunas novedades.

Los organismos administrativos deberían apostar por la innovación sin resaltar una y otra vez los mismos objetivos, ya superados con el paso del tiempo. Por ejemplo, siempre se menciona la desestacionalización como gran objetivo, esto es como si desde el departamento de educación se presenta como gran objetivo que los niños en edad escolar aprendan a leer y escribir ¿no resultaría un poco ridículo? Además como herramienta para alcanzar la desestacionalización se propone, por ejemplo, la gastronomía. Otra vez más, si lo comparamos, sería como presentar la utilización del bolígrafo, de cuadernos de escritura y de lectura como apoyo para los niños ¿encontraríamos sentido a esto como puesta en marcha de un plan educativo en el año 2010?

No cabe duda que los discursos referidos a los programas de planteamientos turísticos en comparación con otros sectores están bastante anquilosados en el tiempo. Sin que ello se tome como una crítica destructiva sino más bien todo lo contrario pues las personas que ostenten cargos con capacidad decisoria deben considerar los aspectos anteriormente mencionados y actuar en consecuencia. Tomando decisiones de carácter innovador huyendo de las directrices que ya hubieran sido elaboradas con anterioridad. La innovación en los planteamientos político – turísticos deben ser, por una parte, un reto; y por otra parte un paso firme. El nuevo discurso debe estar cargado de conocimiento y reacción más que de intenciones. El margen de maniobra se está agotando y las inversiones realizadas en el sector tienen unos beneficios demasiado efímeros.

postheadericon De la interpretación de las directrices establecidas por organismos superiores.

Cuando hablamos de organismos superiores nos estamos refiriendo a aquellos organismos de carácter internacional. Los cuales establecen directrices de desarrollo y tendencias turísticas con una línea temporal de largo plazo. Dichas directrices se llevan a cabo atendiendo a datos censales históricos. Ofreciendo unas pautas de comportamiento, del mercado ante factores externos al propio producto, bastante fiables. Pero a la hora de revisarlas hay que tener en cuenta que los mercados a los que se refieren los estudios son nacionales. Por lo tanto es un error trasladar dichos resultados al mercado local o provincial. Y ello parte de un hecho muy básico: hasta hace pocos años los datos censales sobre turismo local tenían una baja fiabilidad, por lo tanto el histórico no es lo suficientemente representativo como para poder establecer políticas de desarrollo con una visión a un plazo superior a 5 o 6 años. La importancia de utilizar ciclos relativamente cortos radica en el momento por el que está atravesando el destino turístico que estamos tratando. Puesto que está ante una situación muy delicada no tanto en términos relacionados con su posicionamiento en el mercado como sí en términos económicos. Es decir, el número de turistas más o menos se mantiene, aunque con un ligero descenso, pero el gasto por turista desciende de manera consistente. Además debemos tener en cuenta el marco económico en el que nos hallamos (Marco VII 2007 – 2013) y que una vez que se termine, los ingresos económicos provenientes del fondo europeo descenderán notoriamente. Con lo cuál muchas de las acciones que se llevan a cabo actualmente no se podrán realizar.

postheadericon De los vínculos y canales de tránsito de los turistas en el destino.

Los canales de tránsito en el destino son las arterias principales del destino. Soportando los flujos de turistas de mayor envergadura. Por lo que las mencionadas arterias deben estar siempre en perfectas condiciones, procurando que las alteraciones que pudiera sufrir debido a trabajos de mejora o de mantenimiento, ocupen el menor tiempo posible y causen la menor barrera física capaz.

Los canales de transito a su vez deben estar comunicados entre sí mediante una red de espacios vinculantes. Tendiendo por objetivo que el turista perciba en todo momento la sensación de seguridad y acogimiento deseada por el mismo, cuando decide el destino. Puesto que no debemos olvidar el factor seguridad como un condicionante tan relevante que puede llegar a modificar las tendencias, las pautas y las conductas del turista, en un tiempo muy breve. Sin que el agente turístico del destino tenga capacidad de maniobra o de reacción a corto plazo.

Por lo que los organismos encargados de la planificación turística del destino deberían realizar un plano de canales de tránsito y de espacios vinculantes. Y en base al mismo elaborar las políticas de desarrollo turístico. Dicho plano se convertiría en una herramienta de enorme utilidad. Gracias a su sencillez y a la visualidad que ofrece del movimiento de los turistas en el destino. Y una vez elaborado el plano podemos comenzar a inyectar toda una serie de factores que nos ayuden a comprender el por qué de dichos movimientos. Una vez hallada las respuestas estaremos ante las pautas de comportamiento de los turistas en el destino. Teniendo, entonces, la posibilidad de adaptar y de generar productos y servicios adecuados al turista. Estamos abriendo las puertas de la diversificación y de la sostenibilidad económica de una manera real. Es decir, que el origen de las políticas turísticas sería el destino y no el ámbito académico. Como consecuencia los planes de desarrollo tendrían un marcado carácter autónomo, sin que ello quiera decir que se recurra al benchmarking. Alejándose, así de la situación actual que puede llevar, a ciertos organismos rectores del turismo, a poner en marcha planes que pueden ser perfectamente ejecutables en cualquier otro destino, sin modificar ni una sola coma del contenido. No siendo la intención del autor hacer una crítica al esfuerzo realizado para dinamizar el sector, sino más bien debe ser tomado como una llamada de atención sobre lo que está sucediendo. Y el hecho es que en ocasiones los promotores del proyecto parten de bases académicas comunes para cualquier destino aplicando sólo ciertos matices diferenciadores.

Y como resultado obtenemos que a largo plazo las acciones puestas en marcha carezcan de la eficacia deseada.

postheadericon De las fronteras de los diferentes sub-sectores que componen el mercado de agentes turísticos.

El mercado de agentes turísticos está compuesto por diferentes sub-sectores que si bien comparten un objetivo común, las tareas a llevar a cabo para alcanzar el mismo son distintas. Habiendo que diferenciar los siguientes tipos de agentes, según sus mecanismos operacionales: (1) agentes con stock relativo y consumo frecuente. Estos agentes poseen además productos de duración superior a 24 horas. Dentro de este grupo se encuadran los establecimientos de servicio de bebidas y de alimentación. (2) agentes con stock elevado y consumo relativo. La duración de los productos ofertados no supera en ningún caso las 24 horas. Dentro de este grupo se encuentran los establecimientos de hospedaje. (3) agentes con stock variable y consumo relativo. Dentro de este grupo se encuentran las empresas de servicios que ofrecen actividades complementarias a la estancia y visita del destino.

Todos estos grupos deben ser tenidos en cuenta por los agentes dinamizadores, responsables de la planificación turística, a la hora de comunicar la puesta en marcha de nuevos proyectos. Pero nunca se debe establecer como un colectivo único al cual dirigir los mismos mensajes con iguales contenidos y lenguaje. Puesto que lo que a unos beneficiará de una manera a otros lo hará de otra. Y por lo tanto pretender que todos den su conformidad de manera unánime será una tarea compleja.

Por otra parte, y a pesar de que pueda haber entidades que se sientan dañadas cabe reseñar que la industria turística en nuestro destino, todavía no ha alcanzado el grado de profesionalidad deseado. Y buena parte de culpa, aunque de manera inconsciente, recae en la administración pública que procurando poner a disposición de todos los agentes del sector turístico sus fondos presupuestarios, ha creado una mezcla inoportuna de agentes involucrados en los mismos fondos.

postheadericon De las limitaciones del destino impuestas por el mercado. El ciclo de vida del producto.

El mercado de manera natural va marcando los límites de la vida del destino. Por lo que el agente turístico debe valerse de herramientas que le ayuden a alterar el curso natural del ciclo de vida del producto, tomando la precaución de que con sus actuaciones no se vea alterado, negativamente, ningún producto del destino. El ciclo de vida del producto, según las teorías económicas tradicionales tiene un proceso que va desde su nacimiento hasta su declinación y posterior muerte. Pasando por las fases de lanzamiento y de madurez. Dicho ciclo se cumple siempre y cuando no se tomen las medidas acertadas durante la fase de madurez. Y en esta fase es donde se encuentra el destino tratado por el autor, acercándose lentamente hacia la declinación. De hecho el mencionado destino ya estaría instalado, de forma permanente, en la fase de declinación si no fuera por los impulsos de reactivación económica que va tomando cada vez que hay año Xacobeo. El cual repercute de manera muy positiva en todo el territorio gallego. Durando sus efectos en el año en curso del año Santo y extendiéndose hasta la finalización del ejercicio siguiente. Hasta ahora esta herramienta de auxilio ha resultado eficaz, debido a la periodicidad, relativamente próxima, entre un año jubilar y otro. Pero el problema, en cuanto a descenso de número de visitantes, pernoctaciones y gasto por persona, aparecerá de nuevo y de manera más drástica una vez que finalice el año 2011 (año posterior al año Jubilar 2010), puesto que la siguiente celebración se dilatará hasta el año 2021. Con lo que sí podemos afirmar que si la tendencia del mercado, exentos los años Santos y sus posteriores, continúa por los mismos derroteros, el ciclo de vida del producto turístico, del destino expuesto, se instalará de manera peligrosa en la fase de declinación. Sin síntomas de una rápida recuperación.

Por lo tanto, los agentes dinamizadores del sector turístico se encuentran ante una situación crítica tanto en términos económicos como de posicionamiento. Y las decisiones que se tomen durante este periodo marcarán de manera muy determinante el horizonte del destino. Es decir, no hay margen de error.

Hoy día, gracias principalmente a la evolución de la tecnología en los medios de comunicación y a la globalización del mercado, el ciclo de vida del producto se puede llegar a controlar evitando así la fase de declinación.

postheadericon De la planificación de rutas de senderismo a pie.

La creación de rutas tiene su origen en la puesta en valor o en la recuperación de recursos o bienes: culturales, naturales o artísticos. Y tiene su finalidad en la unión de varios recursos dotándolos de la señalización adecuada y del acondicionamiento de los caminos o senderos. Por lo que estamos hablando de poner a disposición de los usuarios potenciales unas rutas de gran valor para la identidad del destino.

¿Pero son acertadas la longitud y el recorrido de los mismos? ¿Y la duración?

Teniendo en cuenta para que tipo de personas está destinado o en que tipo se está pensando cuando se diseñan, habría que diferenciar 2 modelos de rutas: (a) para personas que practican turismo activo y (b) para grupos familiares que buscan actividades alternativas.

Para los primeros tanto la longitud, como la duración y el nivel de dificultad no son factores condicionantes de su ejecución. Para los segundos todos estos factores sí que condicionan en el momento de seleccionar la ruta. Por lo que nuevamente hay que detenerse en el momento de planificación y prestar mucha atención a los recursos o bienes que se quieren poner en valor. Siempre teniendo en cuenta la siguiente premisa: cuanto mayor sea el recorrido menor será el transito de usuarios y por lo tanto mayor será la inversión en mantenimiento. Frecuentemente asistimos en el destino turístico que nos concierne a la recuperación de caminos y senderos tanto en su aspecto visual como en lo concerniente a su señalización. Y sin embargo, los organismos encargados de tal recuperación caen una y otra vez en el mismo error, es decir, que en un momento determinado de la elaboración de los planes de recuperación no se detienen a corregir errores pasados.

Habitualmente la recuperación o puesta en valor de bienes o recursos viene solicitada por pequeñas entidades de carácter vecinal o local que mediante la exposición de argumentos históricos muestran una cierta exigencia para promover la creación de rutas. Y el organismo pertinente accede atendiendo a motivos de carácter identitario.

Sin que lo anterior sea tomado como una circunstancia condicionante en la planificación de las rutas, sí que se convierte en un factor clave cuando el organismo encargado de su elaboración no tiene en cuenta el usuario potencial.

Tomando este último como referencia para a la hora de planificar, las rutas en nuestro destino turístico deberían ser circulares, preferentemente, con una fácil accesibilidad al punto de partida, disponiendo de establecimientos proveedores de servicios complementarios. Además la duración media del recorrido no debería superar los 60 minutos. Y el nivel de dificultad debe ser bajo o medio. Sin olvidar la creación de un espacio de interpretación. Con todo ello conseguiríamos una cuota de mercado potencial relativamente significativa. En función del perfil de turista que acude a nuestro destino. El objetivo es lograr que la ruta sea económicamente autosuficiente y que los gastos en conservación y mantenimiento se disminuyan considerablemente.

postheadericon De la rigidez del canal de comunicación.

El canal de comunicación turístico se inicia en los recursos propios del destino y termina en el destinatario final. Es decir, los agentes dinamizadores del destino analizan sus recursos y los promocionan bien a través de material didáctico bien a través de material orientativo. Utilizando tanto soporte impreso como tecnológico (visual o audio). Aparentemente el método de establecimiento del canal de comunicación es el correcto si siguiéramos la teoría académica tradicional. Pero la capacidad de información y de conocimiento del usuario se ha ampliado enormemente durante los últimos años. Por lo que el sistema se ha quedado obsoleto pero aún así es el generalmente empleado. Hoy día, teniendo en cuenta lo anteriormente escrito referido al usuario el canal debe ser modificado y el usuario debe convertirse en el centro neurálgico de nuestro destino tanto una vez allí como en el campo de la captación. Si aceptamos dicha premisa del usuario como centro neurálgico, y así lo hace el sector turístico como lo demuestra la puesta en marcha de numerosos planes de calidad que tienen por finalidad la mejora del servicio. Debemos entender que la realización del material de divulgación del destino y de sus recursos debe tener su origen en el usuario y en función del mismo elaborar un material que colme sus necesidades y sus expectativas. Además la organización del sistema actual de agentes dinamizadores del destino, provoca que cada uno emita un mensaje cerrado en lugar de emitir un mensaje complementario el uno de los otros. Como consecuencia directa se difumina el mensaje del destino si bien todos una cada uno de los organismos parten con la intención de buscar lo mejor para el destino.

El canal de comunicación debe ser flexible y dinámico, es decir, que el contenido sea capaz de transmitir sensaciones más allá de una mera exposición de material informativo.